Publicado el Deja un comentario

¿Qué sabes de Meditación?

Meditar está de moda. Algunos piensan que significa poner la mente en blanco, pero no es así… Simplemente respira y observa cómo te sientes en este momento presente. Tu respiración es tu foco de atención. Nada más que respirar.

Por: Margarita Mandujano L.

Date permiso para hacer una breve pausa en tu actividad mental, creando un lugar de calma que puedas llevar contigo durante el día. Tranquilízate en la quietud y permanece consciente de tu respiración mientras ésta fluye hacia adentro y afuera, siguiendo cada inhalación y exhalación hasta el final…

Cambiar el foco de nuestra atención nos ayuda a reducir las distracciones de la mente. Y es por esto que lo ocupamos en la meditación; para mantener una postura neutral con nuestros pensamientos y no darles toda nuestra energía, porque hay veces que éstos nos agitan y nos hacen sentir apresurados, estresados y ansiosos.

Meditamos para conectarnos con nuestro silencio y no identificarnos con nuestros pensamientos. Queremos ser un “testigo” que intenta experimentar un estado de alerta, despejado y totalmente consciente, para simplemente observar ese espacio que se crea entre el final de un pensamiento y el inicio de otro.

Y es durante esta práctica que se logra aquietar la mente. Meditar nos ayuda a dejar ir esas falsas percepciones que se crean en nuestra cabeza, y también nos permite sobrellevar mejor toda situación de estrés. ¿Por qué? Porque nos conecta con la paz y felicidad que reside dentro de nuestro Ser.

¿Cómo se relaciona la Meditación con el Yoga?

En los Yoga Sutras de Patanjali (texto más importante sobre la filosofía del yoga), se dice que YOGA es la “UNIÓN de nuestra consciencia con la Consciencia Infinita”. Esto quiere decir que no hay dualidad entre nuestra atención y el infinito.

«El objetivo es unir nuestra atención y consciencia con la Consciencia Infinita. Somos seres multidimensionales y el yoga es una práctica multidimensional. Asana trabaja principalmente en la dimensión física, pero también es importante practicar pranayama y meditación todos los días, para purificar y refinar las dimensiones más profundas y para experimentar estados elevados de conciencia. Esa es la meta de yoga», explica Chris Sartain, director de la escuela.

Esta unión de las distintas partes –que en realidad nunca han estado separadas–, nos ayuda a entender por qué practicamos las ocho ramas del Yoga, entre las cuales se encuentra la Meditación.

YOGA CHITTA VRTTI NIRODHA
“La unión ocurre cuando las vibraciones (olas) en tu ser paran (cesan)”

En meditación también ocurre el Yoga, en un estado sin olas (pensamientos, deseos, memorias y emociones).

“Cuanto más practiques, más aumentará tu paz interior y menos reacciones tendrás. Los «vrttis» serán más pequeños en cuanto más practiques la meditación. Cuando comiences a experimentar la quietud de la mente y te encuentres en un estado relativamente libre de pensamientos, intenta realmente involucrarte en el silencio y sumergirte profundamente en tu verdadera esencia de Ser. ¡El autodescubrimiento conduce a una vida mejor y una vida mejor conduce a más autodescubrimiento!”, agrega Chris, quien además es representante y profesor iniciado de la tradición del Kriya Yoga, traída por Paramahansa Yogananda al occidente (1921)..

A medida que llenamos cada momento de nuestra vida con distintas actividades, no dejamos espacio para observar lo que está sucediendo en nuestras mentes y cuerpos. No dejamos ninguna oportunidad para la claridad y la intuición, no hay espacio para descansar, recuperar y sanar, o para que nazcan nuevas ideas, por lo que hay un gran valor en este momento en que estás invirtiendo en quietud y simplemente en «no hacer nada».

Te invitamos a practicar con esta meditación guiada por Chris Sartain.

Publicado el 1 comentario

Eleva tu energía con Pranayamas

La respiración es la principal fuente de energía para los yogis. Cuando respiramos bien nos sentimos bien. Conoce más sobre los pranayamas y entiende por qué deben practicarse después de las āsanas y antes de la meditación.

Por: Margarita Mandujano L.

Respiración, vida y energía se enraízan como el prana en los seres humanos. Vuélvete consciente de tu respiración y mantén esta percepción hasta que hayas terminado de leer este artículo. No tienes que pensarlo porque es instintivo y sucede automáticamente.

¿Qué significa exactamente “pranayama”?
Es un término en sánscrito que se combina de dos palabras;
Prana = energía astral o sutil
Ayama = liberación o expansión

Pranayama se refiere a la expansión y movimiento del prana (energía sutil) con ejercicios de respiración. Se coordina la inspiración y expiración para que las fuerzas vitales fluyan libremente. Sin embargo,

“se entiende más comúnmente como las técnicas de respiración utilizadas para calmar la mente y el sistema nervioso. Muchas culturas antiguas usaban técnicas de respiración para preparar la mente para la contemplación y la meditación,” explica Chris Sartain, director de la Escuela Vinyasa Yoga Chile – El Centro de tu Corazón.

Pranayama es una de las ocho ramas del yoga que son mencionadas en los Yoga Sutras de Patanjali, y es el próximo paso luego de la práctica de āsanas (posturas físicas). La meta de hacer pranayamas es reducir los vrttis (fluctuaciones de la mente), y llegar a tener una respiración imperceptible.

Ahora, es importante que entendamos que durante la práctica de pranayamas, este proceso involuntario de respirar se vuelve un acto consciente, activando partes del cerebro que provocan profundos efectos a nivel fisiológico, sicológico y espiritual.

Después de la práctica de pranayama, nuestro prana y mente están más relajados –sin vibraciones ni pensamientos, deseos, memorias o emociones–, listos para la práctica de meditación. En esta etapa, la respiración ya no se debe controlar.

“Somos seres multidimensionales. Las posturas de yoga trabajan principalmente en nuestra dimensión física. Es igualmente importante practicar pranayama y meditación para trabajar en las dimensiones o capas más profundas de nuestro ser. Pranayama limpia y purifica nuestra dimensión energética, y permite despejar las emociones negativas y el karma de nuestros chakras. También calma las vibraciones mentales y nos prepara para la meditación y estados superiores de conciencia,” cuenta Chris.

Un puente entre la mente y el cuerpo

Todo lo que hacemos es afectado por nuestra respiración. Mente y cuerpo están relacionados intrínsecamente porque son expresiones de la misma identidad; así como la mente afecta a la respiración, ésta también afecta a la mente.

¿Por qué respirar y hacerlo bien? Para repartir las energías vitales alrededor de nuestro cuerpo, ya que el aire es nuestra principal fuente de vida. Y es a través de la respiración como conectamos nuestro cuerpo y mente con el momento presente.

Cuando una persona es nerviosa, su inhalación (energía solar) es más corta que la exhalación (energía lunar), al contrario de una persona que es relajada. Respirar lentamente trae longevidad a nuestra vida.

Usamos los ejercicios de respiración con el propósito de mover y expandir el prana. El objetivo es disminuir las fluctuaciones de la mente para elevar los estados de conciencia. Cuando meditamos queremos evitar el movimiento.

Pranayamas y sus beneficios

– Calmar la mente y la respiración
– Balancear energías de los canales (Ida, Píngala – Agni y Soma)
– Subir prana desde los chakras bajos a los altos y limpiarlos sacando bloqueos
– Minimizar los vrttis o vibraciones en nuestro ser
– Quemar karma
– Mejorar la capacidad pulmonar
– Activar el sistema nervioso parasimpático (responsable de relajar)
– Oxigena la sangre al eliminar el dióxido de carbono, lo que crea un cuerpo más alcalino y saludable.

«Donde la atención va, el PRANA fluye.»

Publicado el Deja un comentario

Práctica de Yoga en Invierno

El Yoga es un camino que involucra nuestro cuerpo físico, mental y espiritual. Se trata de un estilo de vida en el que, para cada etapa del año, necesitamos crear un orden en nuestra práctica para que encaje con nuestras necesidades diarias.

Por Margarita Mandujano L.

Te invito a que cierres los ojos por un momento y te concentres en tu respiración. Aprende a escuchar tu cuerpo y honrar dónde te encuentras en este momento presente, sabiendo que el Yoga es un viaje hacia el interior y no una competencia con el mundo exterior. Respira…

El llamado a esta introspección es para construir más consciencia propia y de lo que nos rodea, y descubrir cómo se puede estar más presente en el Aquí y Ahora. Siempre debiésemos tener tiempo para hacer una pausa y respirar.

Con la práctica de yoga podemos nutrir nuestro cuerpo y mente para reponernos durante la estación invernal, ya que al restaurar nuestra energía con el movimiento podemos prepararnos para este viaje hacia adentro.

Durante el invierno debemos practicar y movernos de manera mucho más consciente con nuestra respiración, porque la idea es calentar el cuerpo seriamente y prevenir lesiones en músculos que estén fríos.

“Los árboles meditan en invierno,
gracias a ello florecen en primavera,
dan sombra y frutos en verano
y se despojan de lo superfluo en otoño.”
Proverbio Zen

La importancia de la práctica diaria

¡Ordena tus tiempos para cultivar disciplina! No te olvides de tu cuerpo solamente porque es invierno y lo tapas con la ropa. Durante esta etapa se pueden fijar propósitos diferentes, los que pueden ir mucho más allá de lo meramente físico. Con yoga también se puede trabajar la voluntad y fortaleza interna; el movimiento te ayuda a prender tu fuego interno o Agni.

Cuando estás sobre el yoga mat te conoces. Entiendes tus ritmos y empiezas a disfrutar este tiempo que te entregas para darte una pausa y respirar. Percibes tu propio cuerpo a través de las posturas físicas, y te darás cuenta que existen asanas para cada etapa del año.

Es ideal disfrutar de una práctica con perseverancia y paciencia, haciendo las cosas paso a paso y siendo compasivos con nosotros mismos. En invierno es cuando podemos escuchar nuestra intuición y comprender cómo el yoga ha logrado un cambio real y profundo en nuestra actitud personal.

A continuación, compartimos una secuencia de asanas para nutrir tu cuerpo durante este invierno;

  1. Balasana
  2. Adho Mukha Svanasana
  3. Uttanasana
  4. Malasana
  5. Bakasana
  6. Navasana
  7. Setu Bandha Sarvangasana
  8. Paschimottanasana
  9. Halasana
  10. Matsyasana
  11. Supta Ardha Matsyendrasana
  12. Savasana

Lo importante es recordar que el objetivo es la calidad del movimiento. ¡Simplemente hazlo lo mejor posible y disfruta con los ejercicios!

Publicado el Deja un comentario

¿Qué es el Yoga Vinyasa?

Vinyasa significa la unión/combinación/flujo de la respiración y el movimiento. Es un tipo de yoga que se desenvuelve con una práctica aeróbica y activa, donde hay una ciencia de movimiento y ejercicios fluidos con transiciones. Con Vinyasa se lleva el prana a todo el cuerpo y se mantiene la buena salud gracias al movimiento.

Por: Vinyasa Yoga Chile

El Yoga Vinyasa es una práctica que conecta los movimientos o asanas con una respiración sincronizada. Éste se basa en series de asanas o movimientos fluidos que dan energía y sanan nuestro cuerpo físico y energético, ya que ayudan a desbloquear los canales energéticos, los cuales cuando están bloqueados terminan causándonos enfermedades. De esta manera el yoga vinyasa nos entrega prana o vida renovada, balanceando tanto nuestro cuerpo físico como nuestro cuerpo energético y calmando nuestra mente.

Vinyasa significa: “poner, situar de cierta manera”

El maestro Krishnamacharya es quien creó este método que más tarde fue adaptado por sus estudiantes, resultando en Ashtanga Yoga y Vinyasa Moderno. El Yoga Vinyasa nos permite entonces mover el Prana (o la energía de la vida) a través de todo nuestro cuerpo, desbloqueando áreas de tensión y atascamiento resultando en una salud óptima.

Diferencias con otros estilos de yoga

  • Hatha: Es una forma de yoga menos fluido y suave que se centra en posturas y movimientos simples, y es considerado como la base de muchos estilos de yoga.
  • Ashtanga: Este sistema utiliza las mismas secuencias que nunca varían, al contrario de Vinyasa que es una secuencia creativa. En Ashtanga, el calentamiento previo es a través de los saludos al sol, y se asemeja en que coordina respiración y movimiento, y utilizan los Bhandas.
  • Iyengar: Este sistema se centra en la comprensión de cada asana a través de la mantención de las posturas con instrumentos de apoyo (props), para alcanzar y mantener la alineación correcta para llegar a la sanación.
  • Kundalini: Es una escuela espiritual de yoga que contiene distintas series, y se concentra en la meditación y búsqueda de un estado superior de conciencia. Busca despertar la energía kundalini.
  • Bikram: Es una serie estandarizada de dos ejercicios respiratorios y 24 posturas que finalizan con una relajación. Cada portura prepara el cuerpo para la siguiente en una sala de 36 a 42º C. No se ocupan props ni se enseñan posturas invertidas.

Nuestra Escuela

Vinyasa Yoga Chile – El Centro de Tu Corazón, es una Escuela Internacional de Yoga Vinyasa, enfocada principalmente en enseñar y fomentar una vida armónica y sana a través de esta práctica ancestral.

Nos caracterizamos por nuestro enfoque preciso y eficaz de enseñanza en las técnicas del yoga vinyasa, así como también, en las prácticas de meditación y pranayamas, las cuales son esenciales en la práctica yóguica ayudando al individuo a alcanzar estados de conciencia elevados del ser.

Nuestra escuela se basa en estándares altos de calidad y profesionalismo, siendo avalada y apoyada por la asociación de Yoga Alliance, asociación internacional de escuelas de yogas en el mundo. Nuestro prestigio nace con nuestras capacitaciones en Atlanta, Colorado, USA y continúa en Santiago de Chile.

Te invitamos a caminar juntos en este hermoso camino del yoga y a ser parte de nuestra comunidad internacional, asegurándoles enseñanzas del más alto nivel.

Nuestra Comunidad Incluye: 

  • Un espacio seguro y armónico para aprender, revisar, practicar y para continuar post estudios.
  • Programas de intercambio internacional con nuestra escuela hermana en Atlanta, GA, USA, heartcentertherapy.com.
  • Programas de Voluntariado e Intercambio en Santiago, Región Metropolitana y Curarrehue, Región de la Araucanía.
  • Programas Personalizados.
  • Programas Bilingües para Extranjeros.
Próximos Instructorados de Profesores de Yoga Vinyasa 2019; Santiago, Viña del Mar y IX región.
Para más información escríbenos a contacto@vinyasayogachile.cl
200hrs – 500hrs.
Publicado el 1 comentario

Una danza entre la respiración y el movimiento

Vinyasa Yoga es una disciplina creativa, capaz de ayurdanos a encontrar armonía en nuestra vida, en el Aquí y el Ahora, con su fluidez. sus secuencias están unidas estrechamente a una respiración controlada y suave que construye puentes entre el cuerpo y la mente.

Por Carolina Montiel Iglesias

En su obra completa sobre el Vinyasa Yoga, de editorial Paidotribo, el maestro Srivastsa Ramaswami precisa que el vinyasa krama yoga (entendiendo krama como evolución consciente), es una práctica de desarrollo físico y espiritual. «Al integrar las funciones de la mente, el cuerpo y la respiración en un mismo marco de tiempo, quien adopte este método experimentará un júbilo real en la práctica del yoga», garantiza.

Explica que cada una de las posturas se practica con diversos vinyasas «variaciones y movimientos) muy elaborados y que «cada variación  está unida a la siguiente a través de una sucesión de movminentos de transición específicos, sincronizados mediante la respiración.» La unión del cuerpo y la mente «tiene lugar con el acto de la respiración como arnés.»

Bien lo sabe la Carolina Sartain-Fuentealba, instructora de yoga y directora de la Escuela El Centro de tu Corazón, quien se ha dedicado a aprender y enseñar este sistema en Chile.

En su adolescencia, la profesora fue diagnosticada de escoliosis, padecimiento que la acercó al yoga tras una sugerencia médica. Hoy, tras años de práctica y formación en Estados Unidos, expresa que el Yoga «ha cambiado mi vida en profundidad.» Detalla que su constante práctica física y mental la conecta con el momento presente, renueva su energía, la lleva a pensar en positivo y le aumenta su empatía con los demás. «He aprendido a usar mi fuerza interna y a redescubrir mi verdadero yo», recalca.

Sobre la disciplina, Carolina destaca la influencia del profesor de yoga, curador y académico de la India Tirulamai Khrisnamacharya (1988 – 1989), guía de instructores que han marcado el yoga moderno, como K. Pattabhi Jois, B. K. S. Iyengar e Indra Devi. Khrisnamacharya captó  las raíces del Vinyasa Yoga de su padre y de sus maestros de los Himalayas. A ello sumó una fusión de posturas ancestrales y gimnasia europea. Su legado surgió a principio del siglo pasado, sin embargo hoy tiene plena vigencia.

El yoga vinyasa se caracteriza por sus altas dosis de creatividad, fluidez e improvisación. Es como «una danza entre movimiento y respiración», ejemplifica la instructora, y añade que su desarrollo en Latinoamérica es nuevo, mientras que «es la práctica de yoga más conocida y desarrollada en Estados Unidos. He hecho, ha inspirado estilos como el Bikram, el Core Yoga y el Power Yoga Flow.»

Un sistema que brinda bienestar

El yoga vinyasa elonga, tonifica los músculos, favorece la alineación de la columna, promueve la limpieza de pensamientos negativos, beneficia la concentración y ayuda a regenerar energía perdida, entre otros beneficios conducentes a estados de bienestar y, por qué no de felicidad. Además, incentiva cambios en el sistema de vida, como un menor consumo de cigarrillos, alcohol y carne con el paso del tiempo.

«El practicante va ir generando cambios poco a poco en su vida, porque su cuerpo y alma se lo van a pedir.» Carolina Sartain-Fuentealba, instructora de Vinyasa Yoga.

«Todos los ejercicios físicos relajan, fortalecen, revitalizan el cuerpo y lo preparan para las prácticas más avanzadas de pranayamas (respiración) y meditación», según la profesora Carolina Sartain Fuentealba. Asegura que éstas contribuyen al balance energético y acercan a las personas a la «iluminación espiritual y autorealización.»

Práctica responsable

Este enfoque del yoga tiene claros límites respecto de otros métodos. Carolina Sartain-Fuentealba plantea que es más creativo y fluido que el Ashtanga, más estricto en su secuencia. También, afirma que se distancia del Iyengar por ser menos pausado entre asanas y por usar elementos externos (sillas, ladrillos de madera, cinturones y cuerdas) sólo como apoyo y para evitar lesiones.

Vinyasa Yoga no tiene límite de edad para ser practicado, pero es importante que no se tengan lesiones serias en el cuerpo. A su vez, alumnos con presión arterial alta, problemas al corazón, embarazo y período menstrual deben omitir ciertas posturas. En tales casos, el rol del profesor es aconsejarlo de forma óptima en el desarrollo de ejercicios.

En general, una clase incluye un precalentamiento con elongación suave en el suelo y ejercicios de respiración. Luego saludos al sol y posturas como la del guerrero I y II. Se continúa en el suelo con movimientos que impactan en el abdomen y la espalda, para finalizar con una relajación. Además, se medita y se repite mantras.

Es primordial que quienes se interesen en el vinyasa yoga participen en clases -idealmente tres por semana- y talleres presenciales. Hay videos gratis en internet que se pueden usar para hacer ejercicios, pero el respaldo de un guía en el proceso de aprendizaje es clave. Sólo una vez que las posturas y secuencias se ejecuten correctamente sería posible practicar en casa y sin supervisión.

Al respecto, el profesor Chris Sartain, compañero de vida y de camino en el yoga vinyasa de Carolina, dice que los instructores pueden ayudar a los alumnos para que encuentren la postura ideal en relación a sus cuerpos, pues no todos tienen las mismas estructuras óseas y flexibilidad. «Una persona podría realizar una postura en su totalidad, mientras que otra alcanzaría un 50%», ilustra. Lo central es que avancen en sus posturas y que no se lesionen al intentarlo.

A su juicio, «hay siempre una curva de aprendizaje entre el profesor y el alumno. Yo aprendo a observarlos y a escucharlos, y ellos aprenden a escucharse y a observarse internamente. Es una práctica muy bonita y enriquecedora.» Eso sí, remarca que el yoga exije entrenamiento y estudio continuo. Talleres, capacitaciones de estudios avanzados, retiros y lecturas sobre filosofía, historia y anatomía con un sólido aporte.

Respiración consciente

La palabra sánscrita vinyasa está compuesta por el prefijo «vi» que significa «variación» y el sufijo «nyasa» que significa «con parámetros recomendados». Entre éstos: firmeza para permanecer en posturas de pie o sobre la cabeza, comodidad y respiración suave y prolongada.

En palabras del maestro Srivatsa Ramaswami, hay que centrarse mentalmente en la respiración durante de la práctica del vinyasa. Para esto sugere que cada vez que se vaya la mente a otra cosa, que se haga un esfuerzo en volver suavemente a la concentración en la respiración. «Por lo general, a la mayoría de la gente le resulta fácil mantener la atención mental centrada en su respiración y por eso disfruta del proceso», relata.

Vivir por y para el Yoga

Tirumalai Krishnamacharya vivió 101 años (1888-1989), gran parte de ellos dedicados al yoga. En sus comienzos se reunió con sabios en diferentes sectores de la India. Así cultivó profundos conocimientos y prácticas espirituales. Recopiló varios títulos sobre sánscrito, yoga y estudios védicos. Luego se hizo cargo de la escuela de yoga del palacio de Mysore y entrenó a muchos alumnos, entre ellos miembros de la realeza.

El maestro adaptó técnicas de yoga, gimnasia y lucha para desarrollar secuencias dinámicas que con el tiempo estandarizó. Era generoso con sus conocimientos y desplegaba sus múltiples facetas con autoridad, sinceridad y profundidad. «Al final de casi todas las cientos de horas de aprendizaje con él yo salía sintiendo que estaba completo al haber aprendido algo nuevo, algo sutil. Cantar junto a él siempre llenaba de júbilo y elevaba el espíritu», recuerda Srivatsa Ramaswami, uno de sus discípulos que ha dado continuidad al vinyasa yoga.

Vitalidad y confianza

Sadananda, eminente profesor de yoga, ha manifestado que «el yoga es para quien desea mejorar como ser humano, para quien desea sentirse bien consigo mismo y encontrar un sentido a su vida.» En tanto, Joaquín García Weil, también guía, menciona que «quien logra bienestar y claridad en el cuerpo y en la mente, de algún modo lo refleja en sus palabras, en sus gestos, en sus acciones o con su sencilla y tranquila presencia.

«Amar es lo más real que hay, el resto son bloqueos. En Vinyasa Yoga es una manera maravillosa de desbloquear.» Guendolyn Joy, profesora de Vinyasa Yoga.

Las personas que en algún momento se han sentido atraídas por el mundo del yoga vinyasa, son un reflejo de sus pensamientos. Por ejemplo, la instructora Cynthia Nielsen valora su conexión interna con el yoga y con sus maestros. Subraya que «la disciplina abarca todos los aspectos del ser. Veo cómo mis estudiantes se regeneran a través de esta práctica, llenándose de vitalidad y bienestar.»

Caridad Stevens, por su parte lleva practicando vinyasa por más de cuatro años. «Mi cuerpo se ha tonificado y vuelto más flexible gracias a la respiración y la activación muscular que cada postura conlleva. Me siento bien y luzco bien. Esa es mi motivación», comparte y remarca que en este estilo se da «un fluir del movimiento que ayuda a la mente a concentrarse en la siguiente postura y en la siguiente respiración.»

Fuente: Revista Somos